ADEM-CG

¿Qué es la  Esclerosis Múltiple ?

Se calcula que en España existen 47.000 personas afectadas de Esclerosis Múltiple, 600.000 en Europa y más de 2.000.000 en el mundo.

Asociación española de Esclerosis Múltiple

-

AEDEM-COCEMFE

Diagnóstico

  • Una historia clínica de síntomas neurológicos (falta de fuerza, pérdida de visión, alteración del equilibrio...).
  • Análisis de sangre y del líquido cefalorraquídeo, para excluir otras enfermedades que pueden producir lesiones en el sistema nervioso central. En el líquido cefalorraquídeo pueden encontrarse además datos de inflamación y activación del sistema inmune, que apoyan el diagnóstico. Este líquido envuelve a las estructuras del sistema nervioso central dentro de las meninges y para acceder a él, es necesario realizar una punción lumbar.
  • Una prueba de imagen, en concreto, una resonancia mágnética, para observar si hay lesiones (placas) en el cerebro o la médula espinal, con o sin datos de inflamación. La resonancia magnética es una prueba que utiliza campos magnéticos y no radia al paciente, por lo que no supone riesgo alguno para éste.
  • Finalmente, unos potenciales evocados, que nos permitirán evaluar el estado de distintas vías nerviosas como la visual ,la sensitiva y la auditiva.
1

Una historia clínica de síntomas neurológicos (falta de fuerza, pérdida de visión, alteración del equilibrio...).

2

Análisis de sangre y del líquido cefalorraquídeo, para excluir otras enfermedades que pueden producir lesiones en el sistema nervioso central. En el líquido cefalorraquídeo pueden encontrarse además datos de inflamación y activación del sistema inmune, que apoyan el diagnóstico. Este líquido envuelve a las estructuras del sistema nervioso central dentro de las meninges y para acceder a él, es necesario realizar una punción lumbar.

3

Una prueba de imagen, en concreto, una resonancia mágnética, para observar si hay lesiones (placas) en el cerebro o la médula espinal, con o sin datos de inflamación. La resonancia magnética es una prueba que utiliza campos magnéticos y no radia al paciente, por lo que no supone riesgo alguno para éste.

4

Finalmente, unos potenciales evocados, que nos permitirán evaluar el estado de distintas vías nerviosas como la visual, la sensitiva y la auditiva.

Causas

Factores genéticos

Se han identificado genes particulares que pueden determinar una predisposición a contraer la enfermedad; es decir, algunas personas tienen más riesgo que otras de desarrollar la enfermedad, sin que por el momento conozcamos con exactitud cuáles son los genes implicados.

Factores ambientales

Se cree que un factor ambiental desconocido, probablemente un virus latente en el cuerpo, libera el efecto de estos genes actuando como disparador del proceso inmunitario anómalo que lleva al ataque a la mielina y, por tanto, al desarrollo de la enfermedad.

Tipos de Esclerosis Múltiple

  • Esclerosis Múltiple recurrente-remitente (EMRR)
  • Esclerosis Múltiple progresiva secundaria (EMPS)
  • Esclerosis Múltiple progresiva primaria (EMPP)
  • Esclerosis Múltiple progresiva recidivante (EMPR)

En esta forma de Esclerosis se producen períodos de recaída seguidos de etapas de estabilización de duración variable. Estas recaídas consisten generalmente en la aparición de síntomas neurológicos debidos a una nueva lesión en el sistema nervioso central. Tras el brote puede haber una remisión parcial de los síntomas e incluso una recuperación total. Es el tipo más frecuente afectando inicialmente alrededor del 85% de las personas.

En algunas personas que tienen inicialmente Esclerosis Múltiples con recaídas y remisiones, se desarrolla posteriormente una incapacidad progresiva en el curso de la enfermedad, frecuentemente con recaídas superpuestas y sin períodos definidos de remisión. Entre un 30 y un 50% de los pacientes que sufren inicialmente la forma recurrente-remitente de la Esclerosis Múltiple, desarrollan la forma secundaria progresiva.

Esta forma de Esclerosis Múltiple se caracteriza por la ausencia de brotes definidos, con un comienzo lento y un empeoramiento constante de los síntomas y de la discapacidad. Aproximadamente el 10% de las personas enfermas son diagnosticados con esta forma progresiva primaria.

Es la forma menos común, dándose en un 5% de los casos. Se caracteriza por una progresión constante y sin remisiones desde el comienzo con una clara superposición de brotes con o sin recuperación completa.​

  • Esclerosis Múltiple recurrente-remitente (EMRR)
  • Esclerosis Múltiple progresiva secundaria (EMPS)
  • Esclerosis Múltiple progresiva primaria (EMPP)
  • Esclerosis Múltiple progresiva recidivante (EMPR)

En esta forma de Esclerosis se producen períodos de recaída seguidos de etapas de estabilización de duración variable. Estas recaídas consisten generalmente en la aparición de síntomas neurológicos debidos a una nueva lesión en el sistema nervioso central. Tras el brote puede haber una remisión parcial de los síntomas e incluso una recuperación total. Es el tipo más frecuente afectando inicialmente alrededor del 85% de las personas.

En algunas personas que tienen inicialmente Esclerosis Múltiples con recaídas y remisiones, se desarrolla posteriormente una incapacidad progresiva en el curso de la enfermedad, frecuentemente con recaídas superpuestas y sin períodos definidos de remisión. Entre un 30 y un 50% de los pacientes que sufren inicialmente la forma recurrente-remitente de la Esclerosis Múltiple, desarrollan la forma secundaria progresiva.

Esta forma de Esclerosis Múltiple se caracteriza por la ausencia de brotes definidos, con un comienzo lento y un empeoramiento constante de los síntomas y de la discapacidad. Aproximadamente el 10% de las personas enfermas son diagnosticados con esta forma progresiva primaria.

Es la forma menos común, dándose en un 5% de los casos. Se caracteriza por una progresión constante y sin remisiones desde el comienzo con una clara superposición de brotes con o sin recuperación completa.​

Pronóstico

Síntomas de la Esclerosis Múltiple

  • Síntomas musculares, de equilibrio y coordinación:
  • Fatiga.
  • Pérdida del equilibrio.
  • Entumecimiento o sensación anormal en cualquier área.
  • Problemas para mover los brazos y las piernas.
  • Problemas para caminar.
  • Problemas con la coordinación.
  • Temblor en uno o ambos brazos o piernas.
  • Debilidad en uno o ambos brazos o piernas.
  • Síntomas vesicales e intestinales:
  • Estreñimiento.
  • Micciones frecuentes y/o urgentes.
  • Incontinencia urinaria.
  • Síntomas oculares:
  • Visión doble.
  • Visión borrosa.
  • Neuritis óptica.
  • Movimientos oculares rápidos e incontrolables.
  • Pérdida de visión (infrecuente).
  • Entumecimiento, hormigueo o dolor:
  • Dolor muscular y dolor facial.
  • Espasmos musculares dolorosos.
  • Sensación de hormigueo o ardor en brazos y piernas.
  • Otros síntomas cerebrales y neurológicos:
  • Disminución del período de atención.
  • Dificultad para razonar y resolver problemas.
  • Depresión o sentimientos de tristeza.
  • Vértigos y mareos.
  • Hipoacusia.
  • Síntomas sexuales:
  • Problemas de erección.
  • Problemas con la lubricación vaginal.
  • Síntomas del habla y de la deglución:
  • Lenguaje mal articulado o difícil de entender.
  • Habla lenta.
  • Problemas para masticar y deglutir.

Tratamiento

  • Tratamientos modificadores de la enfermedad
  • Tratamiento de los síntomas
  • Tratamiento de los brotes
  • Otros tratamientos
  • Rehabilitación
  • Tratamientos futuros

Los tratamientos modificadores de la enfermedad tienen como objetivo prevenir o reducir el número de brotes en la enfermedad recurrente-remitente así como la acumulación de la discapacidad en la persona enferma.

Los fármacos modificadores de la enfermedad de primera línea incluyen interferón beta 1b, interferón beta 1a y acetato de glatiramero, todos ellos administrados mediante inyecciones diarias, a días alternos o semanales, dependiendo de la dosis. Estos tratamientos han demostrado su eficacia para reducir las tasas de recaída y en la mayoría de las personas con Esclerosis, reducir la progresión de la discapacidad a corto plazo. Los efectos secundarios más comunes pueden incluir síntomas pseudogripales, cambios de humor y reacciones en el lugar de la inyección.

Si una persona con Esclerosis Múltiple no parece estar respondiendo a los tratamientos de primera línea descritos anteriormente, se puede prescribir natalizumab (mediante infusión intravenosa cada cuatro semanas) o fingolimod (una terapia oral). Ambos tienen efectos secundarios que deben ser monitorizados.

En breve se aprobarán dos nuevos tratamientos, teriflunomida y alemtuzumab, para mejorar la evolución de la enfermedad y disminuir el número de brotes, así como otro tratamiento oral (dimetilfumarato) para Esclerosis Múltiple recurrente-remitente.

Las personas con Esclerosis Múltiple experimentan una amplia gama de síntomas ocasionados por el daño a su sistema nervioso central. Síntomas como la espasticidad, los trastornos urinarios, el dolor y el cansancio afectan gravemente a la calidad de vida de las personas con Esclerosis Múltiple, por ello es importante tratarlos. El tratamiento compuesto por THC (tetrahidrocarbocannabinol) y CBD (cannabidiol) permite a los pacientes mejorar la espasticidad y todos los síntomas asociados a ella como el dolor, los espasmos y las alteraciones urinarias.

En España ha sido aprobado el primer tratamiento para mejorar la marcha de las personas con Esclerosis Múltiple, que es el síntoma que más preocupa según todas las encuestas. Este tratamiento, derivado de la aminopiridina, mejora la movilidad en el 50% de los pacientes.

Cuando una persona con Esclerosis Múltiple tiene un brote con afectación severa: debilidad en uno o varios miembros, desequilibrio, pérdida de visión, visión doble u otros síntomas incapacitantes, el neurólogo suele proponer al paciente tratamiento con corticoides a dosis elevadas por vía intravenosa durante unos 3-5 días. Este tratamiento no mejora a largo plazo la recuperación del brote, pero al menos hace que la recuperación sea más rápida. Cuando los brotes son leves, muchos médicos prefieren no tratarlos, aunque algunos utilizan corticoides a dosis más bajas por vía oral. Durante los brotes es recomendable que el paciente guarde reposo, si bien en la fase de recuperación será precisa la ayuda de la rehabilitación en muchos casos.

Estos incluyen un grupo de tratamientos farmacológicos llamados inmunosupresores, que funcionan mediante la inhibición de la división celular. Se dirigen al sistema inmunológico y no discriminan entre las diferentes células del cuerpo, así que pueden ser efectivos para Esclerosis Múltiple pero también tienen una amplia gama de efectos secundarios adversos. Pueden ser útiles en algunas personas enfermas, por ejemplo en la Esclerosis Múltiple que avanza rápidamente o en la recurrente-remitente con una alta tasa de recaída. El neurólogo y la persona con Esclerosis necesitarán trabajar juntos para equilibrar los efectos beneficiosos de estos fármacos con sus potenciales efectos secundarios adversos.

Los inmunosupresores más comúnmente utilizados en Esclerosis Múltiple son azatioprina, ciclofosfamida, metotrexato y mitoxantrona.

La mayoría de las personas con Esclerosis Múltiple se benefician de la realización periódica o continua de rehabilitación integral, tanto desde un punto de vista estrictamente físico (por ejemplo, como tratamiento de apoyo en la espasticidad), como por lo que supone de mejoría del «tono vital» en general; además de la sensación de estar haciendo algo por uno mismo y de estar colaborando activamente en el tratamiento.

El sistema público de salud no dispone de suficientes medios para satisfacer esta demanda y uno de los principales esfuerzos que realizan ADEM-CG y sus asociaciones miembros es intentar suplir esta carencia, mediante la creación de centros de rehabilitación integral en los que se atiende a las personas con Esclerosis Múltiple y a sus familiares desde un equipo multidisciplinar comprendido por médicos rehabilitadores, fisioterapeutas, psicólogos, trabajadores sociales, terapeutas ocupacionales, logopedas, y personal de enfermería.

Los investigadores están trabajando para encontrar nuevos y mejores tratamientos para las personas con Esclerosis Múltiple. Actualmente hay tres medicamentos orales para la Esclerosis recurrente-remitente, fingolimod, cladribina y teriflunomida, con varias terapias orales más sometidos a ensayos clínicos.

Las terapias con células madre son otra área de la investigación en tratamientos para la Esclerosis Múltiple. Actualmente hay varios ensayos investigando el potencial de varios tipos de células madre para diversas formas de Esclerosis Múltiple. Incluyen las células madre mesenquimales, las células madre hematopoyéticas y las células madre neurales. Las células madre mesenquimales actualmente están siendo probadas. Se cree que pueden tener un efecto positivo a través de la «inmunomodulación» y también podrían promover los mecanismos de reparación del sistema nervioso para reparar la mielina dañada.

Las células madre neurales son responsables para la reparación de la mielina en el cerebro y se espera que pronto sea probado su tratamiento para la Esclerosis Múltiples. Las células madre hematopoyéticas ya utilizadas para tratar la leucemia, linfoma y varios trastornos sanguíneos hereditarios, están siendo probadas en formas muy activas de Esclerosis Múltiple, donde se cree que pueden ayudar a prevenir el daño a la mielina mediante la alteración del funcionamiento del sistema inmune.

  • Modificadores de la enfermedad
  • Tratamiento de los síntomas
  • Tratamiento de los brotes
  • Otros tratamientos
  • Rehabilitación
  • Tratamientos futuros

Los tratamientos modificadores de la enfermedad tienen como objetivo prevenir o reducir el número de brotes en la enfermedad recurrente-remitente así como la acumulación de la discapacidad en la persona enferma.

Los fármacos modificadores de la enfermedad de primera línea incluyen interferón beta 1b, interferón beta 1a y acetato de glatiramero, todos ellos administrados mediante inyecciones diarias, a días alternos o semanales, dependiendo de la dosis. Estos tratamientos han demostrado su eficacia para reducir las tasas de recaída y en la mayoría de las personas con Esclerosis, reducir la progresión de la discapacidad a corto plazo. Los efectos secundarios más comunes pueden incluir síntomas pseudogripales, cambios de humor y reacciones en el lugar de la inyección.

Si una persona con Esclerosis Múltiple no parece estar respondiendo a los tratamientos de primera línea descritos anteriormente, se puede prescribir natalizumab (mediante infusión intravenosa cada cuatro semanas) o fingolimod (una terapia oral). Ambos tienen efectos secundarios que deben ser monitorizados.

En breve se aprobarán dos nuevos tratamientos, teriflunomida y alemtuzumab, para mejorar la evolución de la enfermedad y disminuir el número de brotes, así como otro tratamiento oral (dimetilfumarato) para Esclerosis Múltiple recurrente-remitente.

Las personas con Esclerosis Múltiple experimentan una amplia gama de síntomas ocasionados por el daño a su sistema nervioso central. Síntomas como la espasticidad, los trastornos urinarios, el dolor y el cansancio afectan gravemente a la calidad de vida de las personas con Esclerosis Múltiple, por ello es importante tratarlos. El tratamiento compuesto por THC (tetrahidrocarbocannabinol) y CBD (cannabidiol) permite a los pacientes mejorar la espasticidad y todos los síntomas asociados a ella como el dolor, los espasmos y las alteraciones urinarias.

En España ha sido aprobado el primer tratamiento para mejorar la marcha de las personas con Esclerosis Múltiple, que es el síntoma que más preocupa según todas las encuestas. Este tratamiento, derivado de la aminopiridina, mejora la movilidad en el 50% de los pacientes.

Cuando una persona con Esclerosis Múltiple tiene un brote con afectación severa: debilidad en uno o varios miembros, desequilibrio, pérdida de visión, visión doble u otros síntomas incapacitantes, el neurólogo suele proponer al paciente tratamiento con corticoides a dosis elevadas por vía intravenosa durante unos 3-5 días. Este tratamiento no mejora a largo plazo la recuperación del brote, pero al menos hace que la recuperación sea más rápida. Cuando los brotes son leves, muchos médicos prefieren no tratarlos, aunque algunos utilizan corticoides a dosis más bajas por vía oral. Durante los brotes es recomendable que el paciente guarde reposo, si bien en la fase de recuperación será precisa la ayuda de la rehabilitación en muchos casos.

Estos incluyen un grupo de tratamientos farmacológicos llamados inmunosupresores, que funcionan mediante la inhibición de la división celular. Se dirigen al sistema inmunológico y no discriminan entre las diferentes células del cuerpo, así que pueden ser efectivos para Esclerosis Múltiple pero también tienen una amplia gama de efectos secundarios adversos. Pueden ser útiles en algunas personas enfermas, por ejemplo en la Esclerosis Múltiple que avanza rápidamente o en la recurrente-remitente con una alta tasa de recaída. El neurólogo y la persona con Esclerosis necesitarán trabajar juntos para equilibrar los efectos beneficiosos de estos fármacos con sus potenciales efectos secundarios adversos.

Los inmunosupresores más comúnmente utilizados en Esclerosis Múltiple son azatioprina, ciclofosfamida, metotrexato y mitoxantrona.

La mayoría de las personas con Esclerosis Múltiple se benefician de la realización periódica o continua de rehabilitación integral, tanto desde un punto de vista estrictamente físico (por ejemplo, como tratamiento de apoyo en la espasticidad), como por lo que supone de mejoría del «tono vital» en general; además de la sensación de estar haciendo algo por uno mismo y de estar colaborando activamente en el tratamiento.

El sistema público de salud no dispone de suficientes medios para satisfacer esta demanda y uno de los principales esfuerzos que realizan ADEM-CG y sus asociaciones miembros es intentar suplir esta carencia, mediante la creación de centros de rehabilitación integral en los que se atiende a las personas con Esclerosis Múltiple y a sus familiares desde un equipo multidisciplinar comprendido por médicos rehabilitadores, fisioterapeutas, psicólogos, trabajadores sociales, terapeutas ocupacionales, logopedas, y personal de enfermería.

Los investigadores están trabajando para encontrar nuevos y mejores tratamientos para las personas con Esclerosis Múltiple. Actualmente hay tres medicamentos orales para la Esclerosis recurrente-remitente, fingolimod, cladribina y teriflunomida, con varias terapias orales más sometidos a ensayos clínicos.

Las terapias con células madre son otra área de la investigación en tratamientos para la Esclerosis Múltiple. Actualmente hay varios ensayos investigando el potencial de varios tipos de células madre para diversas formas de Esclerosis Múltiple. Incluyen las células madre mesenquimales, las células madre hematopoyéticas y las células madre neurales. Las células madre mesenquimales actualmente están siendo probadas. Se cree que pueden tener un efecto positivo a través de la «inmunomodulación» y también podrían promover los mecanismos de reparación del sistema nervioso para reparar la mielina dañada.

Las células madre neurales son responsables para la reparación de la mielina en el cerebro y se espera que pronto sea probado su tratamiento para la Esclerosis Múltiples. Las células madre hematopoyéticas ya utilizadas para tratar la leucemia, linfoma y varios trastornos sanguíneos hereditarios, están siendo probadas en formas muy activas de Esclerosis Múltiple, donde se cree que pueden ayudar a prevenir el daño a la mielina mediante la alteración del funcionamiento del sistema inmune.

Embarazo y Esclerosis Múltiple

¿Podré tener hijos?

Sí. La capacidad de reproducción no se ve afectada por la enfermedad.

¿Si estoy en tratamiento, puedo quedarme embarazada?

Las pacientes que están en tratamiento con inmunomoduladores o inmunosupresores no pueden quedarse embarazadas por los posibles riesgos para el feto. Durante el tratamiento deben tomarse medidas anticonceptivas eficaces, para lo que se deberá consultar con el ginecólogo. Si ocurriera un embarazo, la paciente debe ponerse en contacto lo antes posible con el neurólogo que la trata e interrumpir el tratamiento. A veces ocurre que la paciente desea quedarse embarazada antes de empezar el tratamiento. Si la situación clínica de la mujer lo permite y el embarazo se consigue en poco tiempo, es posible demorar el comienzo del tratamiento hasta el final de la gestación.

¿Influye el embarazo en la Esclerosis Múltiple?

La enfermedad no sólo no empeora durante el embarazo, sino que la mayoría de las pacientes suelen encontrarse mejor y la frecuencia de los brotes disminuye. Tras el parto, aumenta ligeramente la probabilidad de tener un brote, pero hay que recordar que esto no es más que un dato estadístico y que varios estudios han demostrado que el hecho de tener hijos no altera en ningún sentido (para bien ni para mal) la evolución a largo plazo de la enfermedad. A veces ocurre que la paciente desea quedarse embarazada antes de empezar el tratamiento. Si la situación clínica de la mujer lo permite y el embarazo se consigue en poco tiempo, es posible demorar el comienzo del tratamiento hasta el final de la gestación.

¿Cómo será el parto?

El parto se desarrollará igual que si fuera una mujer sin Esclerosis Múltiple. Podrá ser por vía vaginal y podrá utilizarse anestesia epidural. A veces ocurre que la paciente desea quedarse embarazada antes de empezar el tratamiento. Si la situación clínica de la mujer lo permite y el embarazo se consigue en poco tiempo, es posible demorar el comienzo del tratamiento hasta el final de la gestación.

¿Podré amamantar al bebé?

Si, siempre y cuando no haya un tratamiento que lo impida.

¿Qué método anticonceptivo puedo utilizar?

El ginecólogo elegirá el mismo que elegiría en el caso de que no tuviera una Esclerosis Múltiple.

Consejos prácticos para el paciente

  • ¿Influye el calor?
  • ¿Cómo puede evitarse el aumento de la temperatura corporal?
  • ¿Por qué estoy tan cansado, si no he hecho nada?
  • ¿Influye el frío?
  • ¿Cómo evitar tener los pies fríos?
  • ¿Influye el estrés?
  • ¿Tienen riesgos la cirugía y la anestesia?
  • ¿Hay alguna dieta recomendada?
  • ¿Es conveniente el ejercicio físico?
  • ¿Influyen el alcohol o el tabaco?

El calor no empeora la Esclerosis Múltiple a largo plazo, pero a corto plazo la elevación de la temperatura corporal por aumento de la temperatura ambiental, por fiebre o por haber realizado ejercicio físico, aumenta la fatiga y otros síntomas de la enfermedad en muchas personas.

En verano procurar estar a la sombra. No pasar las horas de máximo calor en el exterior, sino en casa con aire acondicionado frío, o en centros comerciales, teatros, cines u otros lugares públicos con aire acondicionado.

Bañarse en agua fría, refrescarse con paños húmedos el cuello y las axilas, beber bebidas frías y chupar trocitos de hielo o helados.

Tratar la fiebre en cuanto aparezca.

La debilidad y la fatiga acompañan con frecuencia a la Esclerosis Múltiple. Llamamos fatiga a una sensación anormal de cansancio, desproporcionada al esfuerzo realizado. El aumento de la temperatura corporal, el estrés, el exceso de trabajo y las infecciones pueden agravar temporalmente la fatiga y deben ser evitados en la medida de lo posible. Siempre que aparezca fatiga hay que descansar porque seguir forzándose no conduce a nada positivo y un descanso incluso breve, alivia mucho. Hay que evitar las jornadas largas, procurar dormir con un horario regular, organizar las ocupaciones de modo que las horas de actividad coincidan con la máxima sensación de energía, hacer descansos periódicos, hacer una siesta si fuera necesario y aceptar los límites aunque éstos puedan variar de un día para otro.

El ambiente frío y el agua fría pueden producir o empeorar los espasmos musculares.

Muchas personas con Esclerosis Múltiple tienen los pies fríos a pesar del calor ambiental. Se debe a la falta de tono muscular en las piernas y a la afectación de las terminales nerviosas de los vasos de las piernas. Se alivia con calcetines de lana o doble calcetín. Cada vez se fabrican mejores fibras que permiten la evaporación del sudor sin que por ello se pierda calor.

No hay evidencia científica que permita decir que el estrés empeora la enfermedad. El estrés forma parte de nuestra vida y no hay que estresarse intentando evitar lo inevitable. No obstante, es bueno evaluar de vez en cuando si realmente nos estamos preocupando por las cosas que realmente importan.

El riesgo quirúrgico es el mismo que el de una persona que no tenga Esclerosis Múltiple. Si tiene que ser intervenido habrá que hacerlo sin miedo a que empeore la Esclerosis Múltiple y con el mismo tipo de anestesia que se utilizaría en el caso de no tener la enfermedad. En el caso de tener problemas respiratorios como consecuencia de la enfermedad, el anestesista tomará las mismas precauciones que en un paciente que tiene problemas respiratorios por otra causa.

No hay una dieta especialmente recomendada para los pacientes con Esclerosis Múltiple. Hay que procurar llevar una dieta nutritiva y equilibrada en la que predomine la ingesta de grasas de origen vegetal o de pescado sobre la ingesta de grasas de origen animal. Hay que evitar el exceso de peso con dieta y actividad física regular y reforzar la ingesta de calcio durante los tratamientos con corticoides y en la menopausia.

El ejercicio moderado de tipo aeróbico (caminar o nadar, por ejemplo) tiene un efecto beneficioso sobre el organismo de las personas con Esclerosis Múltiple. Deben evitarse los esfuerzos extenuantes y la exposición excesiva al calor.

Salvo prohibición médica, una bebida alcohólica en sociedad, de vez en cuando, no perjudica. El alcohol, no obstante, puede aumentar la fatiga, producir debilidad o aumentar los trastornos de equilibrio, coordinación y el habla. Hay que ser especialmente cuidadoso si se está tomando algún tratamiento.

El tabaco tampoco empeora la Esclerosis Múltiple, pero en ningún caso es recomendable fumar por el riesgo de adquirir enfermedades cardiovasculares y/o pulmonares.

  • ¿Influye el calor?
  • Evitar el aumento de la temperatura
  • ¿Por qué estoy tan cansado?
  • ¿Influye el frío?
  • ¿Cómo evitar tener los pies fríos?
  • ¿Influye el estrés?
  • ¿Tienen riesgos la cirugía y la anestesia?
  • ¿Hay alguna dieta recomendada?
  • ¿Es conveniente el ejercicio físico?
  • ¿Influyen el alcohol o el tabaco?

El calor no empeora la Esclerosis Múltiple a largo plazo, pero a corto plazo la elevación de la temperatura corporal por aumento de la temperatura ambiental, por fiebre o por haber realizado ejercicio físico, aumenta la fatiga y otros síntomas de la enfermedad en muchas personas.

En verano procurar estar a la sombra. No pasar las horas de máximo calor en el exterior, sino en casa con aire acondicionado frío, o en centros comerciales, teatros, cines u otros lugares públicos con aire acondicionado.

Bañarse en agua fría, refrescarse con paños húmedos el cuello y las axilas, beber bebidas frías y chupar trocitos de hielo o helados.

Tratar la fiebre en cuanto aparezca.

La debilidad y la fatiga acompañan con frecuencia a la Esclerosis Múltiple. Llamamos fatiga a una sensación anormal de cansancio, desproporcionada al esfuerzo realizado. El aumento de la temperatura corporal, el estrés, el exceso de trabajo y las infecciones pueden agravar temporalmente la fatiga y deben ser evitados en la medida de lo posible. Siempre que aparezca fatiga hay que descansar porque seguir forzándose no conduce a nada positivo y un descanso incluso breve, alivia mucho. Hay que evitar las jornadas largas, procurar dormir con un horario regular, organizar las ocupaciones de modo que las horas de actividad coincidan con la máxima sensación de energía, hacer descansos periódicos, hacer una siesta si fuera necesario y aceptar los límites aunque éstos puedan variar de un día para otro.

El ambiente frío y el agua fría pueden producir o empeorar los espasmos musculares.

Muchas personas con Esclerosis Múltiple tienen los pies fríos a pesar del calor ambiental. Se debe a la falta de tono muscular en las piernas y a la afectación de las terminales nerviosas de los vasos de las piernas. Se alivia con calcetines de lana o doble calcetín. Cada vez se fabrican mejores fibras que permiten la evaporación del sudor sin que por ello se pierda calor.

No hay evidencia científica que permita decir que el estrés empeora la enfermedad. El estrés forma parte de nuestra vida y no hay que estresarse intentando evitar lo inevitable. No obstante, es bueno evaluar de vez en cuando si realmente nos estamos preocupando por las cosas que realmente importan.

El riesgo quirúrgico es el mismo que el de una persona que no tenga Esclerosis Múltiple. Si tiene que ser intervenido habrá que hacerlo sin miedo a que empeore la Esclerosis Múltiple y con el mismo tipo de anestesia que se utilizaría en el caso de no tener la enfermedad. En el caso de tener problemas respiratorios como consecuencia de la enfermedad, el anestesista tomará las mismas precauciones que en un paciente que tiene problemas respiratorios por otra causa.

No hay una dieta especialmente recomendada para los pacientes con Esclerosis Múltiple. Hay que procurar llevar una dieta nutritiva y equilibrada en la que predomine la ingesta de grasas de origen vegetal o de pescado sobre la ingesta de grasas de origen animal. Hay que evitar el exceso de peso con dieta y actividad física regular y reforzar la ingesta de calcio durante los tratamientos con corticoides y en la menopausia.

El ejercicio moderado de tipo aeróbico (caminar o nadar, por ejemplo) tiene un efecto beneficioso sobre el organismo de las personas con Esclerosis Múltiple. Deben evitarse los esfuerzos extenuantes y la exposición excesiva al calor.

Salvo prohibición médica, una bebida alcohólica en sociedad, de vez en cuando, no perjudica. El alcohol, no obstante, puede aumentar la fatiga, producir debilidad o aumentar los trastornos de equilibrio, coordinación y el habla. Hay que ser especialmente cuidadoso si se está tomando algún tratamiento.

El tabaco tampoco empeora la Esclerosis Múltiple, pero en ningún caso es recomendable fumar por el riesgo de adquirir enfermedades cardiovasculares y/o pulmonares.

Vivir con Esclerosis Múltiple

¿Qué actitud tomar ante la vida a partir de ahora?
¿Qué podemos esperar de nuestra familia?, ¿y ellos de nosotros?

Toda la información mostrada en este apartado de la web pertenece a AEDEM-COCEMFE (Asociación Española de Esclerosis Múltiple)